top of page

Cansado de ver como a mi alrededor muchas cosas se desechan, encontré el modo de transformarlos en objetos útiles.

Ruedas de bicicleta: Cuando se ha gastado tanto el dibujo,
que resulta peligroso circular, un cinturón aparece.


Cámara de aire: Cuando ya no admite más parches o se hace imposible reparar, salen, tarjeteros, carteras, monederos...


... y mientras Diógenes no se apodere de mí o de mi espacio, seguiré dando al mundo un poquito de lo que le quitamos.

 

Le agradezco a mis padres, por enseñarme a valorar
y arreglar cosas.

 

bottom of page